En la actualidad, los principales partidos políticos en México ya no ganan elecciones únicamente con el “voto duro” de sus militantes. Requieren realizar alianzas y ganar nuevos adeptos de entre los miembros de la sociedad. Por ejemplo ayer vino el dirigente nacional del PRI y se reunió con directivos y parte de la militancia. ¿No sería bueno, que, además, se aproveche la visita para reunirse con alguna organización ciudadana representativa; que camine por el principal parque de la ciudad, por la principal plaza comercial, que camine una parte de una colonia muy poblada, en fin, que escuche qué piensa la ciudadanía e interactúe con ella. Aunque tenga que destinarle a ello un día más. Y ello es aplicable también a los futuros candidatos a cargos de elección popular.