Lugar:
Fuente:
Excélsior

La Secretaría de Hacienda y el Servicio de Administración Tributaria tienen identificadas 12 páginas web y siete en Facebook de la SHCP apócrifas y 317 correos, también apócrifos, mediante los que los administradores y remitentes, presuntos criminales, utilizan las siglas de ambas instituciones para solicitar datos personales a los contribuyentes y depósitos de dinero en cuentas bancarias con fines de robo de identidad y de defraudación en varias modalidades, incluida la venta falsa de bienes públicos.

También tienen identificados mensajes enviados de las direcciones electrónicas web@nullterra.ch y SHCP”newsletter@nullinforma.santander.com.mx, supuestamente bancarias, que hacen referencia a la situación del contribuyente ante el SAT, en los que el anzuelo para atrapar a las personas es un archivo adjunto que contiene una carta, que parece oficial porque está membretada con los logos institucionales pero no lo es; mediante ésta se notifica al destinario que tiene un saldo de impuestos a favor pero para cobrarlo debe dar click en una liga en la que se le pide llenar con sus datos personales un formulario de reembolso. Quienes entran caen en la trampa y se convierten en víctimas de los defraudadores.

Otros ganchos se presentan como cartas-invitación del SAT al contribuyente para que regularice su situación fiscal; notificaciones de que tiene adeudos que debe pagar bajo advertencia de que, en caso de no hacerlo, se le impondrán multas. En todos los casos se pide a los pagadores de impuestos proporcionar información personal a través del llenado de formularios apócrifos que parecen oficiales, pero no lo son, con datos personales.

Incluso se les envían supuestas peticiones de la autoridad fiscal para que registren su correo electrónico ingresando a http://myshop2me.com/modules/mod_k2_tools/sat-registro.php, URL real utilizada para engañarlos primero, pero guiándolos a que luego opriman Ctrl+click para seguir un vínculo mediante el que supuestamente tendrán acceso al Buzón Tributario, a través del cual podrán enviar al SAT, IMSS, INFONAVIT, CONAGUA y entidades federativas, así como también recibir de estos, documentos personales oficiales digitalizados.

Al respecto, cabe aclarar que la figura del Buzón Tributario existe en la Ley y en la realidad como medio de comunicación electrónica entre el SAT y el contribuyente, pero en el caso que nos ocupa es apócrifo, con fines de robo de identidad y de defraudación.

El SAT reveló que ” el último intento de fraude” fue una supuesta “Gran venta directa por parte de la SHCP”, la cual también se publicitó a través de anuncios apócrifos publicados en medios impresos.

La SHCP y el SAT no revelaron datos sobre el número de personas víctimas de los defraudadores, pero hicieron un llamado a la población para que no se deje sorprender, para lo cual es necesario que atiendan las siguientes recomendaciones:

  • Asegurarse de que el sitio visitado corresponde a la institución, lo cual se verifica corroborando que su dirección electrónica tenga el dominio con la extensión .gob, que la identifica como institución del gobierno mexicano.
  • Verificar que los números telefónicos que aparecen en los sitios web y publicaciones sean de las instituciones oficiales, y nunca aceptar realizar una transferencia bancaria en cualquiera de sus variantes.
  • Tener presente que la SHCP no realiza ventas ni subastas, las cuales se llevan a cabo únicamente a través del Servicio de Administración y Enajenación de Bienes (SAE), cuyos sitios web oficiales son: https://www.sae.gob.mx, http://subastas.sae.gob.mx y del Servicio de Administración tributaria (SAT), cuyo sitio web oficial es https://www.remates.sat.gob.mx/SubastaSAT/
  • Consultar y verificar directamente con la institución que ofrece los productos las formas de pago aceptadas, así como las condiciones de entrega, mismas que generan siempre un documento formal que ampara la operación.
  • Denunciar de inmediato ante el Centro de Operaciones de Seguridad (COSEG) al correo coseg@nullhacienda.gob.mx, cualquier sitio web y correo sospechosos.

El SAT recordó que no distribuye software, no solicita ejecutar o guardar un archivo ni requiere información personal, claves o contraseñas por correo electrónico.