“Siempre hay que dignificar la labor gubernamental, siempre hay que desterrar prácticas que atenten contra la sociedad y contra las instituciones. Tenemos que entender, de una vez por todas, que servir a los demás, no significa servirse de ellos. En Veracruz, el desequilibrio fiscal tuvo consecuencias muy graves, y el pasivo de Veracruz asciende a 87 mil 886 millones de pesos al 30 de septiembre de 2016”. Es parte de lo quien dijo quien se regresará a Minatitlán a atender su Notaría Pública, y ya se verá si más adelante busca ser Senador de la República.