Ante las muertes de dos sexoservidoras de Calzada de Tlalpan y constantes ataques, trabajadoras sexuales optaron por creaer una red para protegerse entre ellas. Mujeres y hombres que se dedican a la prostitución también son blanco de agresiones físicas, ya sea en la habitación de un motel o en plena calle. Ante esto, ya se mensajean por twitter, utilizan un taxi propio para cuidarse entre ellas, y varias portan algún tipo de arma. La nota es de Augusto Atempa en “Reforma.