“Los tórridos romances y traiciones de las telenovelas del Grupo Televisa no dicen nada del “drama de la vida real que se vive tras bambalinas. Ejecutivos de la televisora acaban de cerrar un año que quizás sea el menos rentable para la empresa en más de una década. Cancelaron contratos, eliminaron puestos de trabajo, desecharon programas y personajes emblemáticos y ejecutivos se defendieron de las acusaciones no comprobadas de soborno. Hasta la fiesta anual de Navidad plagada de famosos se canceló, señal del difícil clima que se vive”. La nota es de “Boomberg” en El Financiero”.