Algunos ven bien que Donald Trump quiera lo mejor para los norteamericanos, sin embargo hay valores, hay convenios, hay formas diplomáticas, hay necesidad de equilibrio, respeto y tolerancia en el actuar público, y en esto falla rotundamente Trump. ¿Qué sentirá cuando en su obsesivo propósito de imponer sus ideas y su supuesto apoyo al crecimiento de su país, observa el repudio a su persona y a sus políticas públicas ofensivas e inadecuadas. Hoy miles de hispanos se manifestaron en Nueva York y otras ciudades de EU en  el “Día sin Migrantes”.