En Orizaba, Veracruz, “la desesperación económica entre las familias de clase media baja obliga a que las mujeres recurran al trabajo sexual para contener los incrementos en los precios de los productos de la canasta básica. Se calcula que en menos de seis meses, la práctica de este oficio creció hasta en cincuenta por ciento. También en el Facebook ha aumentado la oferta de servicios sexuales. Los fines de semana llegan a esta ciudad mujeres de la zona indígena a realizar trabajo sexual”. La nota es de Fernando Inés Carmona en “La Jornada Veracruz” que dirige Tulio Moreno.