“¡Dios mío, Dios mío! ¿por qué nos has abandonado?”
Los periodistas tenemos mucho miedo. Señor: ¡¡ten piedad de nosotros¡¡