1) Al gran cero (del apócrifo Abel Martín).
“Cuando el Ser que se es hizo la nada.. Y reposó, que bien lo merecía.. Ya tuvo el día noche y compañía.. Tuvo el hombre en la ausencia de la amada… Del umbral brotó el pensar humano.. Y el hueco universal alzó, vacío.. Ya sin color, desubstanciado y frío.. Lleno de niebla ingrávida, en su mano… Toma el cero integral, la huesca esfera.. Que has de mirar, si lo has de ver, erguido.. Hoy que es espalda el lomo de tu fiera… Y en el milagro del no ser cumplido.. Brinda, poeta, un canto de frontera.. A la muerte, al silencio y al olvido”.
2) Arde en tus ojos:
“Arde en tus ojos un misterio, virgen.. esquiva y compañera.. No sé si es odio o es amor la lumbre.. inagotable de tu aljuba negra… Conmigo irás mientras proyecte sombra.. mi cuerpo y quede a mi sandalia arena… ¿Eres la sed o el agua en mi camino?.. Dime, virgen esquiva y compañera”.