“Te invito un café.. Ven acércate al calor de mi soledad.. Hace frío, la tarde está húmeda.. La brisa nos moja el cuerpo.. rasga la espalda, enfría el alma.. y golpea el rostro.. Ven toma un café conmigo para que la taza nos entibie las manos.. Siéntate, toma un café conmigo.. la charla de alguien siempre es buena compañía y nos da calor.. el sabor y aroma del café nos motiva.. a una mutua confesión.. Tómate un café conmigo.. tu plática, sonrisa y compañía,, endulzan mi amargo momento”. Es de la autoría de Jesús Reyes Chávez, uno de los mejores lectores de “Crónica del Poder”.