Lugar:
Fuente:
Excélsior

Después de la derrota ante Necaxa, las opciones de salvación en el tema del descenso se complicaron para los Tiburones Rojos del Veracruz y Martín Bravo aceptó que la presión ya ha llegado al conjunto escualo.

Es difícil, uno siempre está con la soga al cuello jugando por los promedios, esto ha sido así desde el principio y sabíamos que estaba en nuestras manos en ciertos momentos y lo dejamos ir”, declaró.

El argentino naturalizado mexicano confesó que están preocupados, pero dentro del panorama negativo en el que están inmersos, aún ve una luz de esperanza en busca de la permanencia en primera división.

Obviamente sí preocupa porque seguimos un punto abajo, hay muchas posibilidades de que se pueda revertir este fin de semana y por eso, pero más allá de pensar en los demás, creo que tenemos que pensar en nosotros, dejar de pensar en Morelia y Jaguares y pensar en nosotros porque de nada sirve que ellos pierdan si nosotros tampoco sumamos”.

Sobre los 18 años que tiene Veracruz sin ganar en Ciudad Universitaria, ‘La Rata’ explicó que la historia no debe pesar, mucho menos ahora que están jugándose algo tan importante como la permanencia.

Siempre son partidos diferentes, más allá de la historia y de lo que hay atrás, lo partidos son muy particulares, Pumas tampoco llega de la mejor manera, pero nosotros tenemos que buscar hacer un partido inteligente e ir por los tres puntos desde el principio”.

Por su parte, Pedro Gallese, arquero de los jarochos, aseguró que para obtener un buen resultado en Ciudad Universitaria tendrán que manejar el partido para que la altura no sea factor en el resultado.

Más bien por la altura, porque nosotros vamos de acá del puerto así que tenemos que hacer un partido inteligente”, expresó el arquero peruano.

Además, aseguró que anímicamente están bien y que deberán ir con una mentalidad ganadora el próximo domingo ante el equipo universitario.

Anímicamente tenemos que ir con todo, sabemos que no podemos perder más puntos, tenemos que sumar y mentalizarnos en salir del fondo. Era una oportunidad muy buena para nosotros, se dieron los resultados y no los aprovechamos, pero dentro de todo lo malo, todavía estamos ahí”.

EL TIBURÓN CONTRA EL DESTINO

A pesar de que la diferencia en el fondo de la tabla porcentual entre Veracruz, Jaguares de Chiapas y Monarcas Morelia es de un punto, los de la selva y los michoacanos tienen otra ventaja, el destino.

Los escualos, además de luchar contra las matemáticas, también tendrán que lidiar con los fantasmas de sus últimos dos descensos, pues en el Verano de 1998 y en el Clausura 2008, a falta de tres fechas, los porteños se encontraban en el fondo de la tabla porcentual, ambas ocasiones a tres puntos de Puebla y en ninguna de ellas logran mantener la categoría.

Además, en el Clausura 2008, fueron dirigidos la mitad del torneo por Antonio Mohamed, técnico que será su rival en la penúltima fecha de la temporada y que con una combinación de resultados los podría dejar al borde del abismo; la otra mitad de aquel torneo los dirigió Miguel Herrera, estratega al que visitarán en el cierre del Clausura 2017 y que también podría ser quien los mande al Ascenso MX.

Para salvarse del descenso, los Tiburones necesitan un punto y que Jaguares no sume ninguno o sumar una unidad más de lo que puedan hacer Morelia y Chiapas en las últimas tres fechas.

El único dato que podría favorecer a los porteños, es que descienden cada 10 años, (1998, 2008) por lo que su siguiente caída debería ser hasta el siguiente año en caso de mantenerse esta tendencia.