Buen día apreciado lector:
Se acaba el tiempo de la campaña para renovar a los titulares de la autoridad en los municipios del estado de Veracruz.
Hasta ahora, este reportero no había presenciado personal, cotidianamente y a detalle, algunos aspectos de una campaña municipal.
A lo largo de mi trayectoria periodística que se inició con la infancia en la casa paterna de Hidalgo 11 en Acayucan, desde 1974 solo participé intensamente en campañas estatales por la gubernatura y el senado.
Tiempos de añoranzas, cuando no solo percibí y se quedaría en mi olfato y en mi mente, para siempre, el olor a tinta y a papel, con el arranque del Semanario “El Mensaje”, de Yayo Gutiérrez, sino atestigüé cuando se hervía el plomo para hacer la tipografía de la imprenta.
Volviendo al tema de las campañas políticas, en la del 74 de don Rafael Hernández Ochoa fui de colado, invitado por don Ernesto Vázquez Castellanos que a la postre sería el Director de Seguridad Pública del gobierno hernandezochoísta y a partir de don Agustín Acosta Lagunes en casi todas hasta la de Miguel Alemán Velasco las seguí de cerca, en persona.
Fueron tiempos en que no aparecía abiertamente la oposición y el PRI se despachó con la cuchara grande. Los gobernadores, en general, incluido Dante Delgado Rannauro, fueron buenos gobernantes.
El acabose llegó con Fidel Herrera y Javier Duarte. En la última elección, la gente muy molesta o dejó de acudir a las urnas o de los pocos que lo hicieron, una ligera mayoría logró sacar al tricolor del gobierno estatal.
Las municipales que están a punto de concluir en la entidad, resultan una nueva experiencia por las nuevas reglas precisamente. No se autorizó y qué bueno, el excesivo gasto en promocionales en radio, televisión y prensa, ni en espectaculares o paraderos.
Los candidatos debieron recurrir directamente al encuentro personal con los posibles electores en calles, colonias y oficinas, y en radio acudir a invitaciones y llamados telefónicos.
También contaron preferencialmente las redes sociales. Lo malo que por esta vía no faltaron los mal intencionados de siempre que trataron de afectar la imagen personal de los aspirantes.
Sin embargo, lo rescatable es que la sociedad está muy consciente de que Xalapa necesita un presidente municipal con probada experiencia de gobierno, con la suficiente sensibilidad para entender las demandas de la población, con propuestas concretas y viables para contribuir a que mejore la seguridad pública, la vialidad, el turismo, con las relaciones y amistades necesarias con los hombres del billete para atraer las inversiones a Xalapa y la metrópoli y sobre todo, que se oponga a cuestiones que afecten a Xalapa y a los xalapeños. ¡Adivinen quién!

¡CHÓNGALE!…
¡Sópas!…,como dice el leído columnista Quirino Moreno Quiza, con ese estilo tan especial que escribe, de última hora le informo que un grupo de 76 ciudadanos encabezados por el candidato a la Presidencia Municipal de Xalapa, José Alejandro Montano Guzmán. promovió ayer ante el Juzgado Segundo del Distrito Judicial de Xalapa una demanda de amparo indirecto con incidente de suspensión, en contra de la autorización que recién emitió el Cabildo municipal para que se construya la primera etapa de un sistema de distribución de gas natural, a través de ductos, que se colocarían subterráneamente a lo largo de la Avenida Lázaro Cárdenas, Avenida 20 de Noviembre y Circuito Presidentes, hasta su confluencia con la carretera Xalapa-Coatepec. Ni modo, mayoría manda.
Tenga el lector un fin de semana grato, con mucha paz y armonía y que no le quiten su empleo y su ingreso.
gustavocadenamathey@nullhotmail.com