Lugar:
Fuente:
AP / EFE

Quien considere que Roger Federer y Venus Williams tienen la vía libre rumbo al título de Wimbledon está equivocado. Pese a la experiencia de ambos tenistas, la juventud y hambre de triunfo de Marin Cilic y Garbiñe Muguruza es incipiente.

Leyenda contra promesa

Los 11 años de carrera del suizo lo respaldan y ponen como favorito a llevarse el título de Wimbledon este año, sin embargo, ser verá las caras contra un promisorio Marin Cilic que ya dejó fuera de un Grand Slam al helvético.

Los números de Federer espantarían a más de uno. Excepto a Cilic.

El próximo domingo, el suizo jugará su final número 11 en la historia del torneo londinense y espera sumar a sus vitrinas su octava corona en el césped del All England Club, la 19 en Grand Slam.

Ante Cilic, tiene la oportunidad de convertirse en el jugador más longevo en erigirse campeón en Wimbledon desde 1974. Con 35 años y 342 días, se pondría por debajo de Ken Roswall (39 años y 246 días).

La edad le ha pasado facturas al suizo, pero su calidad es indiscutible. Después de superar una lesión en la rodilla izquierda que lo marginó de Roland Garros, los Juegos Olímpicos de Río 2016 y el US Open, Federer tuvo un regreso soñado en 2017 y en enero consiguió su trofeo 18 de Grand Slam en el Abierto de Australia.

Eso fue parte de un comienzo de temporada en el que ganó 19 de 20 partidos y conquistó tres títulos, antes de tomarse otro descanso. No participó en el circuito de arcilla y volvió a ausentarse del Abierto de Francia.

Ahora se verá las caras contra Cilic, un joven de 28 años al que remontó una desventaja de dos sets para avanzar en cinco en cuartos de final de Wimbledon del año pasado (6-7(4), 4-6, 6-3, 7-6(9) y 6-3) y contra el que perdió la semifinal del US Open en 2014 (6-3, 64, 64).

El croata disputará su primera final sobre la hierba del All England Tenis Club, frente a las once que ha jugado su rival. Este año suma un título, en Estambul, pero a lo largo de su carrera ya presume 17.

Será el octavo enfrentamiento entre ambos, con balance de 6-1 a favor del suizo.

Otra vez, contra una Williams

Garbiñe Muguruza se volverá a topar en la hierba londinense con el ganador apellido.

La española nacida en Caracas perdió en 2015 contra Serena por 6-4, 6-4. Ahora, ante la hermana mayor, quiere levantar el título en su segunda final, las cuales contrastan con las nueve que tendrá Venus en su haber y con las cinco coronas que tiene la estadunidense.

La única que ha podido vencer a Venus ha sido su hermana, en tres ocasiones. Muguruza buscará poner fin a esa tendencia.

A sus 37 años, Venus jugará su primera final en este torneo desde 2009. Es la finalista de mayor edad en el All England Club desde 1994, cuando Martina Navratilova fue subcampeona a esa misma edad.

Su más reciente título de Wimbledon fue en 2008, cuando derrotó en la final a su hermana menor, Serena. Al año siguiente, perdió ante ella misma.

El sábado, la décima preclasificada participará en su segunda final de Grand Slam de la temporada, el número 16 de su carrera, esta vez contra Muguruza, la decimocuarta preclasificada.

Ella sabe cómo jugar, especialmente finales de Wimbledon”, dijo Muguruza, subcampeona de Wimbledon en 2015 y campeona de Roland Garro en 2016. “Va a ser otra final histórica”.

La única victoria que registra Muguruza ante Venus se dio este año, en Roma, sin embargo, la mayor de las hermanas Williams tiene un saldo positivo ante la ibérica, con tres victorias. Garbiñe tiene ante ella la posibilidad de convertirse en la segunda española en ganar Wimbledon, después ‘Conchita’ Martínez lo hiciera en 1994 contra Martina Navrátilová.