Resultó extraño no ver al Jefe de Gobierno de la CDMX, Miguel Mancera, en el Autódromo Hermanos Rodríguez, toda vez que el éxito de la Fórmula 1 se debe en buena medida a su administración. Quien trató re rebasar en curva fue Margarita Zavala, pues sus promotores anduvieron en el autódromo tratando de recabar firmas para su candidatura, pero tuvieron menos suerte que Fernando Alonso con su McLaren. Lo comentan en “Templo Mayor” de Reforma.