Una de las razones por las que el PRI ganó la gubernatura del Estado de México es porque logró evitar la alianza del PAN y el PRD, y luego la de MORENA con el PRD. Sabe que una posibilidad de ganar la Presidencia es debilitar al Frente y tal parece que Miguel Mancera les está haciendo esa “chamba”. Ayer éste declaró que si el PRD lo invita sería su candidato a la Presidencia y en el Frente sólo quedarían PAN y Movimiento Ciudadano. El problema para él es que no ganaría y cuando mucho obtendría un 10% de los votos. Y otro problema es que tampoco lograría dejarle el cargo a su ex-pareja sentimental Alejandra Barrales porque así ella tampoco ganaría la Jefatura de Gobierno de la CDMX.