Lugar:
Fuente:
Excélsior

La Procuraduría Federal de Protección del Ambiente (Profepa) aseguró 352 animales, entre aves, mamíferos y reptiles, al Centro de Convivencia Infantil y Zoológico de Ciudad del Carmen, luego de constatar el deteriorado estado de nutrición y salud en que se encontraban.

En un comunicado, el organismo detalló que se resguardaron 24 aves, 52 mamíferos y 276 reptiles, ya que el zoológico, propiedad del municipio de Ciudad del Carmen, Campeche, que cuenta con el registro DFYFS-ZOO-E-0017-03-CAMP, del 2003, no acreditó su legal procedencia.

Abundó que la inspección se realizó en atención a distintas notas periodísticas, en las que se informaba sobre el estado físico y cuidados de los ejemplares de vida silvestre.

{Te puede interesar: Investigan muerte de cría de hipopótamo en Zoológico de Acapulco}

Explicó que el personal de la Profepa llevó a cabo la revisión de albergues, cuidados y manutención a los animales, así como de las obligaciones administrativas del zoológico y del cumplimiento del plan de manejo e informes anuales.

En la visita, los inspectores observaron que cuatro leones africanos y dos tigres siberianos presentan “condición corporal pobre”, en tanto que una cebra tenía buena condición corporal, pero “estado anímico pobre o deprimido”.

También se verificó que los encierros tenían deficiencias en la ventilación, y al momento de la inspección no se presentó la documentación que acreditara la aprobación del plan de manejo ni se presentaron los informes de 2016 y 2017, que incluyeran el inventario actualizado.

Los animales asegurados quedaron bajo depositaría y resguardo del zoológico, siendo la Profepa la que evalúe en próximos días que ejemplares deberán ser canalizados a otras Unidades de Manejo para la Conservación de la Vida Silvestre para sus cuidados y manutención, en lo que el recinto en el que fueron encontrados realiza las adecuaciones a albergues.

Entre algunos de los ejemplares y especies aseguradas se encontraron dos emú, dos guacamayas rojas, cuatro leones africanos, dos jaguares, dos tigres siberanos, un tigrillo, 12 pecarí de collar, por citar algunos.

Sobre la muerte de una jirafa, los inspectores recibieron el informe de la necropsia expedido por un médico veterinario, en el que se señala que el deceso se debió a una lesión de cuello, ocasionada por una caída después de resbalar sobre el suelo mojado.

Puntualizó que el zoológico deberá acondicionar los albergues de los felinos, sustituir los cristales por barrotes para tener una mayor ventilación, también deberá implementar un plan de alimentación y atención médico-veterinaria para los leones, tigres y cebras, además de presentar los resultados de análisis de patología de la jirafa.

La Profepa dará seguimiento puntual a la atención de los animales de la colección para garantizar su trato digno y respetuoso, agregó.