Lugar:
Fuente:
El Financiero

El gobernador saliente del banco central de México, Agustín Carstens, advirtió al próximo presidente de México que sería muy difícil y contraproducente intentar cambiar el mandato exclusivo de inflación del Banco de México.

México, la segunda mayor economía de América Latina, elegirá un nuevo presidente en julio próximo. Después de más de tres décadas de tecnócratas de libre mercado, los mexicanos podrían elegir a un líder que ha amenazado con implementar cambios en el modelo económico del país, y uno que podría buscar otorgarle al banco central mandatos adicionales, como empleo o crecimiento.

El actual líder en las encuestas, el dirigente de Morena, Andrés Manuel López Obrador, reconoció hace poco la importancia de la autonomía del banco central para ayudar a controlar la inflación.

En una entrevista con Bloomberg, Carstens dijo que confía en que todos los candidatos presidenciales respeten la independencia del banco central.

“Lo que ha dado margen para una autonomía sólida es el hecho de que la gente quiere tener una institución dentro del Estado cuyo único mandato sea mantener la inflación baja y estable”, dijo Carstens.

“Cambiar ese mandato social y políticamente sería muy difícil”.

Bajo Carstens, la inflación ha promediado 3.8 por ciento, aproximadamente la mitad del nivel bajo de su predecesor, Guillermo Ortiz.

Cuando las presiones inflacionarias emergieron en los últimos dos años, los estrategas de política monetaria liderados por Carstens aumentaron la tasa en 4 puntos porcentuales hasta junio, la mayor cantidad entre los principales bancos que fijan tasas a nivel mundial.

Si bien la inflación se ubica a más del doble del objetivo de 3 por ciento del banco central, la junta pronostica que la tasa anual caerá el próximo año en una comparación más favorable que incluye un alza del precio de la gasolina a comienzos de 2017.

El ascenso del bitcoin

Carstens, que se desempeñó como ministro de Hacienda antes de asumir el control del Banco de México en 2010, dijo que los próximas dos o tres gobiernos de México enfrentarán el desafío de aumentar los ingresos fiscales de la nación a la luz de la obligación de gastar en necesidades sociales como salud, educación y seguridad.

El doctor en Economía de la Universidad de Chicago partirá esta semana para dirigir el Banco de Pagos Internacionales, donde se centrará en facilitar la comunicación entre los bancos centrales, así como en el monitoreo y el estudio de las criptomonedas.

Carstens, de 59 años de edad, dijo que el rápido repunte del bitcoin merece un escrutinio minucioso, dado que no sirve como moneda de curso legal y carece del respaldo de cualquier estado.

“Cualquier cosa que aumente de precio tan rápido como lo ha hecho el bitcoin, sin tener una comprensión clara de lo que hay detrás, debería al menos hacer levantar algunas cejas”, dijo.