Eso escribe Iván Calderón en su “Perfilando” de hoy”.