El ex-dirigente estatal del PRI, y ex-de muchas otras carteras, Felipe Amadeo Flores Espinosa, comenta que el PRI en Veracruz tiene un “voto duro” de 500 mil militantes y simpatizantes. Que el candidato tricolor requiere obtener cuando menos otros 700 mil votos para ganar la elección a la gubernatura, y que tiene que rodearse de las mejores imágenes públicas en cuanto a sus colaboradores y los candidatos que nomine el partido. Mencionó que otro problema es que el 80% de los comités municipales del PRI en el estado no están funcionando, por lo que la estructura territorial es débil.