Lugar:
Fuente:
AP

Aunque las estadísticas pueden mentir, la mayoría apuntan a que los Patriotas de Nueva Inglaterra están bien encaminados para levantar su sexto trofeo Lombardi como campeones del Super Bowl.

Los motivos empiezan en el lugar más lógico: Tom Brady.

A sus 40 años, Brady sería el mariscal de campo de mayor edad que gana un Super Bowl si los Patriotas vencen a las Águilas de Filadelfia el domingo. Destronaría de esa categoría a Peyton Manning, que a sus 39 años ganó el título con los Broncos de Denver al final de la temporada de 2015.

Tom Brady

En su temporada número 18 en la liga, Brady acumuló algunas estadísticas sin precedentes en la historia de la NFL. Encabezó el campeonato con 4 mil 577 yardas por aire en la temporada regular, y además suma cinco pases de touchdowns en estos playoffs.

Los siete Super Bowls de Brady igualan la cantidad de todo el plantel de los Eagles. El quarterback ha enfrentado todo tipo de adversidades en el partido por el campeonato, incluyendo tener que remontar una desventaja de 25 puntos para vencer a los Falcons el año pasado.

Brady ganó ese partido sin su ala cerrada Rob Gronkowski, su blanco favorito y quien estará en la alineación tras recibir el visto bueno médico luego de sufrir una conmoción cerebral en el partido por el título de la AFC.

Brady y el entrenador Bill Belichick no han tenido problema para ganar en partidos apretados, como queda en evidencia por el margen total de ventaja de 12 puntos en esos siete Super Bowls: Patriotas 169, oponentes 157.

¿Partidos con remontadas? Ningún jugador en la era del Super Bowl ha encabezado más remontadas en el cuarto parcial en los playoffs que Brady, que tiene ocho. Quizás por eso Brady soltó una risita esta semana cuando volvieron a preguntarle cuánto tiempo quiere seguir jugando.

“¿Por qué todos tienen tantas ganas de que me retire?”, dijo Brady. “No lo entiendo. Me estoy divirtiendo. El equipo marcha bien. Sé que soy un poco más viejo que la mayoría de los muchachos, pero lo estoy disfrutando mucho… No estoy pensando en el retiro. Estoy pensando en el Super Bowl y en tratar de ganar el partido más importante del año”.

Aunque Brady es importante, no es la única ventaja que tiene Nueva Inglaterra.

Los Patriots perdieron a su principal receptor Julian Edelman por una lesión en la pretemporada, y al linebacker Dont’a Hightower por otra lesión en octubre. Después de algunos traspiés al principio de la campaña, Belichick halló la manera de recuperar esa producción, con las contribuciones de jugadores desconocidos como Trey Flowers, Kyle Van Noy, Lawrence Guy y Ricky Jean Francois.

Cooks. (AP)

Nueva Inglaterra también se benefició de una buena temporada del receptor Brandin Cooks, tras adquirirlo de Nueva Orleans antes de esta temporada. Cooks tuvo su tercera temporada consecutiva con al menos mil yardas por aire (mil 082) y fue segundo en el equipo en yardas por aire detrás de Gronkowski (mil 84). El corredor Dion Lewisprodujo a un buen nivel apenas dos temporadas después de sufrir una grave lesión de rodilla, y encabezó al equipo con 896 yardas y seis touchdowns por tierra.

Por supuesto, tampoco se puede dejar de lado la aportación de Belichick, que con un sexto título de Super Bowl superaría a Vince Lombardi y empataría como George Halas y Curly Lambeau como los más ganadores en la historia de la NFL.

Belichick estará en su décimo primer Super Bowl como entrenador o asistente, la máxima cantidad en la historia de la liga.

Bill Belichick. (NFL)

En meses recientes, hubo reportes sobre supuestas diferencias entre Brady, Belichick y el dueño del equipo, Robert Kraft. Esas parecen haber quedado de lado en la búsqueda de otro título.

“Cambia cada año. La sede es distinta, los rivales son diferentes, los duelos son diferentes, y el camino que hemos recorrido para llegar aquí es diferente”, dijo Belichick. “Cada uno es especial”.

ÁGUILAS DE FILADELFIA: ARMAS PARA DERROTAR AL CAMPEÓN

La mejor fórmula para salir airoso ante los Patriotas de Nueva Inglaterra es tener a Tom Brady la mayor parte del tiempo en los costados y no darle respiro cuando esté en el terreno de juego.

No es ninguna novedad. Pero las buenas noticias para los fanáticos de las Águilas y todo el mundo que rema en contra de Brady, Bill Belichick y los Patriotas en el Super Bowl el domingo es que Filadelfia cuenta con los ingredientes para lograrlo.

Las Águilas (15-3) tienen una dinámica ofensiva que procura controlar el balón y es capaz de consumir muchos minutos, lo que forzaría al número 12 a ser un espectador.

Jay Ajayi; el excorredor de los Pats, LeGarrette Blount, y Corey Clement lideraron la tercera mejor ofensiva por tierra de la NFL; además, fueron primeros en tiempo de posesión.

Filadelfia.

“Hay que mantenerse pacientes y ser diligentes”, dijo el entrenador de las Águilas Doug Pederson. “Eso es algo que hemos podido hacer durante toda la temporada”.

Pero esta no es una ofensiva que solo trata de avanzar por tierra.

Las Águilas también cuentan con un versátil ataque aéreo con varios receptores capaces de provocar dolores de cabeza. Carson Wentzlanzó para 3 mil 296 yardas y 33 pases de touchdown antes de un desgarro de ligamentos en la semana 14, y Nick Foles acumuló ocho pases de touchdown, incluyendo los playoffs.

Foles confirmó en la final de la NFC que puede producir jugadas fulminantes, con tres pases de 40 o más yardas ante la mejor defensa de la liga. Dos de esos fueron pases de touchdown de 53 yardas a Alshon Jeffery y de 41 yardas a Torrey Smith.

Foles. (Reuters)

El ala cerrada Zach Ertz y el receptor Nelson Agholor son las otras opciones. El tight end Trey Burton, quien también se alinea en la función de fullback en situaciones de pocas yardas, atrapó cinco pases de touchdown esta temporada.

Además, Foles ha lucido más adepto a tomar las decisiones acertadas en jugadas de carrera y pase, haciéndolo las cosas más difíciles a las defensas que se topan con Filadelfia.

En la otra faceta del juego, el coordinador defensivo Jim Schwartz tiene un agresivo grupo. Nadie puede correr ante la defensa de las Águilas. Fue la mejor de la liga contra el acarreo y no permitió que un running back sumara 100 yardas en un partido hasta los 103 de Ezekiel Elliott en la semana 17 ante suplentes.

Los Patriotas (15-3) dependen principalmente en el brazo de Brady, aunque Dion Lewis alcanzó 896 yardas en acarreos y James White fue una de las figuras del Super Bowl el año pasado. Pero Brady no puede lanzar sin margen de tiempo y las Águilas cuentan con un asfixiante cuarteto en su línea frontal, encabezado por Fletcher Cox y Brandon Graham.

“Tienen defensa fenomenal”, dijo Brady. “Entre las mejores de las que hemos enfrentado todo el año. Tienen un plan táctica que funciona muy bien con sus coberturas”.

Brady y Foles. (Reuters)

Las Águilas no se sienten intimidadas por los Patriotas. Es un equipo a sus anchas y que ha asumido bien el que no tenga el cartel de favoritos, pese a las bajas por lesión de varios jugadores clave.

El mejor quarterback de todos los tiempos, pero eso no significa que sea invencible”, dijo el safety Malcom Jenkins sobre Brady.