Lugar:
Fuente:
Notimex

El petróleo mexicano de exportación cerró la semana con una reducción de 68 centavos en comparación con su nivel previo y fijó su precio de venta en 58.76 dólares por barril, de acuerdo con información de Pemex.

De acuerdo con el analista Gene McGillian, jefe de investigación de mercados en Tradition Energy en Stamford, Connecticut, esta semana el mercado ha tenido una fuerte relación con el dólar. “Cuando el dólar repuntó, tuvimos que comenzar a vender”, indicó.

McGillian dijo que el apoyo de los comparadores disminuirá si en las próximas semanas se conocen más incrementos en los inventarios de crudo de Estados Unidos, luego de que esta semana el informe de la Administradora de Información de Energía (EIA por sus siglas en inglés) mostró su primer repunte tras 10 semanas de caídas.

En este contexto, el crudo West Texas Intermediate (WTI) también tuvo un retroceso de 35 centavos, al terminar operaciones con posturas de 65.45 dólares por barril, mientras que el Brent bajó 1.07 dólares, para venderse en 68.58 dólares.

Por su parte, Banco Base indicó que los principales petróleos concluyeron la semana con una corrección a la baja, tras una semana en la que se alcanzaron precios máximos que no se veían desde diciembre de 2014.

El banco nacional señaló que aunque el retroceso de la producción de crudo en Venezuela ha causado especulaciones sobre un reequilibrio hacia el segundo semestre de 2018, esto dependerá de que la tendencia negativa en la producción del país continúe y que el resto de los países de la OPEP no compensen la disminución en la producción de aquel país.

Al respecto, la Agencia Internacional de Energía (IEA) dio a conocer que en diciembre la producción de crudo en Venezuela tocó un mínimo de 1.61 millones de barriles diarios (mdb), lo que causó que la producción del hidrocarburo de la OPEP cayera en diciembre a 32.23 mdb, que en consecuencia aumentó la tasa de cumplimiento del cartel y sus aliados a 129 por ciento.

Sin embargo, se estima que en enero la producción de la Organización de Países Exportadores de Petróleo (OPEP) incrementó sólo en 20 mil barriles diarios a 32.4 mbd, derivado del incremento en la producción de Arabia Saudita de 60 mil barriles diarios a 10.01 mbd y de Irán de 30 mil barriles diarios a 3.83 mdb, que en cierta forma cubrió la reducción de las exportaciones de crudo venezolano.

A su vez, la entidad financiera manifestó que la producción de petróleo en Estados Unidos durante la semana que finalizó el 26 de enero aumentó para alcanzar un nuevo máximo desde 1983, de 9.92 millones de barriles diarios.

Asimismo, es probable que en las semanas siguientes la producción de Estados Unidos crezca a un nivel de 10 millones de barriles por día, nivel no visto desde 1970, lo que superaría durante el año la producción de Arabia Saudita.

Esta expectativa fue apoyada por Baker Hughes, que dio a conocer que al cierre del 2 de febrero el número de plataformas de petróleo en operación llegó a las 765 unidades, un máximo desde la segunda semana de agosto de 2017. En las últimas dos semanas el número de plataformas en operación aumentó en 18 unidades.

El dato del aumento en las plataformas en operación revela que Estados Unidos está aumentando su producción de crudo, lo que podrá contrarrestar los esfuerzos de la OPEP para alcanzar el equilibrio en el mercado petrolero internacional.