Decía esta tarde un abogado amigo que los candidatos a la presidencia y a las gubernaturas están perdiendo la buena costumbre de invitar en sus campañas a los personajes famosos y/o queridos de cada localidad. Y se ponía él como un ejemplo: “si a mí me invita un candidato a Las Choapas, como mi padre ayudó a que obtuviera la categoría de ciudad, y como a mí una universidad me hizo el honor de ponerle mi nombre, pues es algo que los ciudadanos aprecian y van a tomar en cuenta a la hora de decidir el voto. Y así en cada ciudad”.