“El gobernador Yunes suele correr unos 5 a 10 kilómetros diarios en la mañana. Inicia a la altura del hotel Holiday Inn, en Boca del Río, y termina en el Hotel Balajú. Hay un trío de priistas que todos los días se turnan, cada uno unos 2 o 3 kilómtros, para también correr y saludarlo, con la esperanza de que en una de esas se den ánimo, lo aborden y le pidan un cargo público. A MTT le toca del Holiday a la estatua de Avila Camacho. A GP, de ahí a la Plaza de la Soberanía. y a MR, de la Plaza al Hotel Lajalú. Los tres llevan su celular para de inmediato avisarse que el góber azul ya está en el carril. Entonces se topan con él. Y si les saluda ya sacaron el día. Y si les saluda con una sonrisa, más ánimo se dan. Aunque han bajado de peso, ninguno se ha animado a fajarle para pedirle chamba”. Lo comenta Luis Velázquez en su “Blog Expediente”.