Como nunca antes Andrés Manuel López Obrador, José Antonio Mesde y Ricardo Anaya deben haber deseado con todo su corazón ser ese bad hombre al que se refirió Donald Trump. El siempre estrambótico mandatario habló ayer del proceso electoral mexicano y dijo que hay gente buena compitiendo y otros que no son tan buenos. ¿A quién se refería? Quién sabe, pero si se hubiera animado a decir un solo nombre, ¡ufff! ¿Alguien se imagina mejor publicidad para un candidato presidencial que ser atacado por Donald trump? Ese apoyo, obviamene no lo tuvo ni Obama. Lo escriben en “Templo Mayor” de Reforma.