En términos generales, los maestros enseñan conocimientos a los niños y jóvenes, y en su hogar, con sus padres y cercanos familiares, es dónde se forman y adquieren los valores necesarios para tener una vida feliz y útil. Sin embargo, en nuestro país, además de haber maestros muy preparados, y que consideran su trabajo como un apostolado, hay maestros que sí trascienden en la vida de los jóvenes, ya que con su cariño, consejos y orientación ayudan a forjar un carácter y constituyen un ejemplo de vida que los distingue, y vienen a ser como unos “segundos padres” para los jóvenes! ¡Feliz Día a todos los Maestros! Foto de “Culco BCS”.