Hace unos días fuimos a una vinatería a buscar un deteminado vino tinto y nos dijeron que no lo tenían en existencia, que se había terminado. Sin embargo nos recomendaron un “vinazo” de 130 pesos la botella, de “Casa Madero”. Nos dijeron que cada vez que llegaba, en unos o dos días se terminaban las 10 cajas que les enviaban, y que tenía un año que ya no lo surtían en Xalapa, que aprovecháramos. Lo dijo tan convencido que compramos 4 botellas, una de las cuales la llevamos a una comida con vecinos el domingo anterior. Probaron este vino cuatro personas y todos dijeron: “esto no es vino, sabe a sidra”. Así que hay que ser cautos cuando les hablen maravillas de algo que vendan y, en su caso, compren una unidad para probar y ya después verán. Foto de “Comer bonito”.