El tercer debate presidencial va a ser crucial para determinar si se define- o no- claramente un segundo lugar que pueda buscar el voto útil en las dos últimas semanas de la contienda. Y también va a ayudar a determinar la estructura de la relación entre la política y la economía, ya que por ejemplo el puntero López Obrador ha señalado que habría una mayor intervención del gobierno en la economía y un mayor control sobre los factores de producción, y habría que ver hasta qué punto esa es una medida correcta en un mundo globalizado, en ua economia abierta. Lo expresa Luis Rubio en “Reforma”.