Hace unos meses, en Plaza Américas, de Xalapa, andaban una jóvenes solicitando abrazos a cuánta gente se encontraban. Decían que sólo era por el gusto de ofrecer y recibir cariño. En política el no dar un brazo, sino sólo la mano, muchas veces es indicativo de que no hay la suficiente simpatía. Y por cierto, hoy en la noche en el debate, así como le pidió “El Bronco” a AMLO, le dirá lo mismo a Mede y a Anaya… “Abráncese, olviden los rencores, la política y el poder son pasajeros y las buenas maneras y la cordialidad deben prevalecer”, les podría decir.. Si lo hace, en esta ocasión lo más probable es que no tenga éxito- Foto de María Bahe.