Lugar:
Fuente:
MVS Noticias

Una exploración realizada en la selva yucateca por un grupo de espeleobuzos encontró una cueva que posee un cenote con aguas cristalinas y un área seca en donde hay pinturas impresas en una pared de alrededor de 15 metros de largo y cinco metros de alto, informaron exploradores.

El arqueólogo subacuático, Sergio Grosjean Abimerih, quien encabezó la expedición, explicó en entrevista que en las pinturas se aprecian figuras humanas, animales e impresiones de manos (improntas) con técnicas en positivo y negativo.

También se observan otros trazos geométricos como diversas cruces y dibujos hasta ahora no definidos.

“Es posible que la temporalidad de esta obra se remonte a diversas épocas, ya que nos encontramos con representaciones hechas con variada técnica y múltiples pigmentos.

“Se evidencian pinturas que representan a variada fauna ya sea aves y mamíferos; impresiones de manos en positivo de diversa pigmentación, variado tamaño, y ambas extremidades, lo cual nos indica que se trata de personajes de diversas edades”, añadió.

De igual forma, continuó, “nos encontramos con improntas con técnica en negativo que parecen más refinadas y con diversos pigmentos!.

Grosjean Abimerih abundó: “Llama la atención un personaje que en apariencia mantiene firme un escudo, mientras con la otra mano sostiene posiblemente un arma a tiempo que porta un penacho, el cual se encuentra detrás de otro personaje que nos inclina a pensar que sostiene una lanza o espada que apunta a un animal que parece ser un ave.

“Sin duda, este hallazgo aporta nuevas pistas acerca de los antiguos habitantes de la región, y por la importancia y el sitio donde se encuentra, la expedición determinó no dar la ubicación por ahora”.

Recordó que en Yucatán se han registrado poco más de tres mil cuevas y cenotes. Muchas de estas formaciones resguardan vestigios arqueológicos y paleontológicos aún sin descubrir.

Sin embargo, otros ya han sido revelados, mismos que van desde vestigios de especies de flora y fauna incluso ya extintas y únicas en el planeta, hasta la evidencia de culturas pre mayas, mayas, coloniales y periodo independiente o republicano.

“Es común encontrarse en las cuevas y cenotes vestigios arqueológicos tal y como tiestos cerámicos, vasijas, artefactos de lítica, así como osamentas de diversas temporalidades que pueden datarse incluso hasta en 14 mil 500 años”, precisó.