Lugar:
Fuente:
MVS Noticias

El ganador de la elección presidencial, Andrés Manuel López Obrador, dijo este lunes que en la segunda mitad de su sexenio los precios de las gasolinas bajarán porque la producción doméstica de combustibles aumentará, se mejorarán las seis refinerías existente y se construirá una nueva.

El futuro mandatario, que iniciará su periodo de seis años el 1 de diciembre, señaló, como otros miembros de su equipo, que los precios de esos combustibles no se elevarán abruptamente en los primeros tres años de su gestión -como ocurrió en enero del 2017- y que sólo se ajustarán por la inflación.

Te puede interesar: Impulsarán AMLO e industriales programa en beneficio de jóvenes

“Después de los tres años que ya tengamos producción de gasolinas en México -porque vamos a rehabilitar las seis refinerías y vamos a construir una refinería para dejar de comprar la gasolina en el extranjero- vamos a bajar los precios”, dijo en conferencia de prensa tras reunirse con industriales.

Meses antes de comenzar la precampaña electoral en México, López Obrador criticó con dureza la reforma energética realizada por el gobierno del presidente Enrique Peña Nieto y dijo que de llegar al poder bajaría el precio de la gasolina, pero durante la campaña comenzó a decir que no aumentaría “en términos reales”.

Las seis refinerías de Pemex están procesando a un 43 por ciento de su capacidad, mientras que la producción de crudo ronda 1.9 millones de barriles por día (bpd), muy lejos del pico de 3.4 millones de bpd de hace 14 años.

Además, el país está importando el 65 por ciento de las gasolinas que consume y el 60 por ciento del diesel.

López Obrador garantizó también el lunes que “no va a aumentar más allá de la inflación el gas, el diesel y la energía eléctrica”.

El presidente electo dijo que es necesario el “rescate del sector energético” en referencia a la caída de la producción de hidrocarburos y el bajo índice de refinación. Durante su campaña y tras haber ganado los comicios, ha dicho que construirá una o dos refinerías para producir más petrolíferos localmente y con ello acabar con las importaciones.

AMLO dijo que durante su gestión, el “propósito” es que la economía crezca un 4.0 por ciento “el doble de lo que se creció en el periodo neoliberal”, lo que se identifica con las gestiones de los últimos gobiernos mexicanos.