1) “Si no fuera porque tus ojos tienen color de luna.. De día con arcilla, con trabajo, con fuego.. Y aprisionada tienes la agilidad del aire.. Si no fuera porque eres una semana de ámbar… Si no fuera porque eres el momento amarillo.. en que el otoño sube por las enredaderas.. Y eres aún el pan que la luna fragante elabora.. paseando su harina por el cielo… ¡Oh, bienamada, yo no te amaría!.. En tu abrazo yo abrazo lo que existe.. La arena, el tiempo, el árbol de lluvia… Y todo vive para que yo viva.. Sin ir tan lejos puedo verlo todo:.. Veo en tu vida todo lo viviente”… 2) “No tengo nunca más, no tengo siempre. En la arena.. la victoria dejó sus pies perdidos.. Soy un pobre hombre dispuesto a amar a sus semejantes.. No sé quién eres. Te amo, no doy, no vendo espinas… Alguien sabrá tal vez que no tejí coronas sangrientas, que combatí la burla.. Y que en verdad llené la pleamar de mi alma.. Yo pagué la vileza con palomas… Yo no tengo jamás porque distinto.. Fui, soy, seré. Y en nombre.. de mi cambiante amor proclamo la pureza… La muerte es sólo piedra de olvido.. Te amo, beso en tu boca la alegría.. Traigamos leña. Haremos fuego en la montaña”.