En el INE ya es común ver a varones de traje y corbata, desempeñando labores que antes generalmente se asignaban a edecanes. Y ahora el gobierno cde la CDMX emitió una disposición para eliminar la presencia de hostess en actos protocolarios. ¿El argumento? Erradicar prácticas que estereotipan la participación de esta índole de las mujeres en eventos públicos? ¿Pero, ahora, cuál sera el destino laboral de aquellas que realizaban este tipo de trabajo? Lo escriben en “Confidencial” de el Financiero. Foto de “Edecanes Querétaro”