En la décadas de los 50 y 60 era muy común que las personas en México se casaran muy jóvenes y que la esposa “encargara” de inmediato bebés. La madre siempre ha tenido una vocación natural para el cuidado de los hijos, pero el padre, básicamente por su juventud, no siempre tenía la plena conciencia y entrega de la responsabilidad que había adquirido. Con los años, al convertirse en abuelo, con una mayor madurez, encuentra el verdadero significado del sentimiento y de la responsabilidad, y da verdaderos ejemplos de vida en el cuidado, atención y desarrollo de los hijos de sus hijos. ¡Muchas felicidades a las Abuelas y los Abuelos su Día!