Pese a contar con pasaporte estadounidense y tener certificados de nacimiento, y documentación que lo prueba, cientos de hispanos han sufrido la revocación de sus pasaportes por parte del Departamento de Estado, de acuerdo con un reportaje del diario “The Washington Post”. Abogados y activistas a lo largo de la frontera sur denuncian que incluso las autoridades han comenzado procesos de deportación para varios ciudadanos. La información es de “Reforma”.