“Entrar al Senado ayer fue como entrar a un túnel en el que volvíamos al pasado de la política mexicana, rostros que no se han ido, sólo han envejecido. Los dinosaurios siguen ahí, sólo que algunos se pusieron un sueter de otro color”. Lo escriben en ¿Será? de “24 Horas”.