Aunque después limaron asperezas Porfirio Muñoz Ledo y Gerardo Fernández Noroña, el Presidente de la Mesa Directiva fue muy claro: algunos no se han dado cuenta de que ya ganaron. Y es que llegó la hora de trabajar con seriedad y responsabilidad por la República. Nos dicen que en la cúpula de Morena hay enojo contra Fernández Noroña, a quien consideran como un lastre del fundamentalismo de una izquierda muy torcida y sin principios. Lo comentan en ¿Será? de “24 Horas”.