Cómo desearíamos que fueran realidad esos conceptos. Nos emocionamos de verdad cuando en la campaña presidencial de Miguel de la Madrid se empezó a hablar de la “Renovación moral de la sociedad”. Ahora el 1 de julio, 30 millones de mexicanos creyeron el postulado de AMLO de ir por la moralización de la política en México. Sí está bien el anunciado apoyo a jóvenes sin estudio ni trabajo, sí está bien un mayor apoyo a los adultos mayores, sí está bien que haya austeridad en los gastos del gobierno, no está bien que todos deben ingresar a la universidad,, pero “moralización de la política” se ve muy lejano. Batres, Monreal, Ebrard, Bartlett, Bejarano, Fernández Noroña, Padierna, Gómez Urrutia, y otros que estarán cerca de AMLO serán políticos con mucho oficio, pero poco contribuirán a ese objetivo de moralización. La mayoría de mexicanos se sorprendió de lo que pasó con Morena y los diputados del Verde. Ese gran error, creemos, se va a seguir repitiendo, desafortunadamente.