Lugar:
Fuente:
Notimex

Los boxeadores Saúl ‘Canelo’ Álvarez y Gennady Golovkin protagonizaron una serie de empujones mientras se llevaba a cabo la ceremonia de pesaje previo a la pelea que ambos sostendrán el próximo 15 de septiembre.

En la T-Mobile arena se presentaron ambos boxeadores para pesarse ante la báscula electrónica de la Comisión Atlética de Nevada, en la cual el ‘Canelo’ tuvo un pesaje de 159.4 libras, mientras que ‘GGG’ pesó 159.6 libras.

En el momento en el que ambos estaban realizando el careo, se calentaron los ánimos cuando se pusieron frente a frente y chocaron las cabezas, lo que generó empujones por parte del equipo de trabajo de ambos boxeadores.

Tras la discusión, el mexicano llamó ‘cobarde’ a Golovkin debido a las declaraciones que realizó donde afirmaba que el ‘Canelo’ era un payaso.

“El cobarde es él (GGG). A toda acción corresponde una reacción y mañana lo voy a desmostrar”, aseguró el nacido en Guadalajara.

En cuanto al esfuerzo realizado para cumplir con el peso establecido, Saúl Álvarez afirmó que lo más difícil fue lograr dar con la talla y que lo fácil será vencer al kazajistano. “Mañana es lo más fácil”, mencionó.

“No me gusta hablar. Mañana le voy a demostrar a Golovkin de qué estoy hecho”, finalizó.