Los empresarios de la industria del acero y aluminio se preguntan desconcertados ante el nuevo UMSCA: ¿y los aranceles, apá? Y es que mientras Donald trump anda presumiendo su triunfo, nada dice sobre las injustas tarifas que Washington le impuso a las importaciones de acero y aluminio provenientes de México. Dicen que lo lógico sería, dado que ya hay acuerdo, que dichas tarifas fueran levantadas, pero con Trump las buenas maneras nomás no funcionan, los acereros mexicanos se preguntan quién podrá sacarlos del horno arancelario. Lo comentan en “Templo Mayor” de Reforma.