1) "El que quiera ser el más grande entre nosotros, que sea vuestro servidor": Mateo 20,26. 2) "La grandeza de un hombre está en saber reconocer su propia pequeñez": Blaise Pascal. 3) "La grandeza no consiste en una posición destacada, la grandeza pertenece al que rechaza esa posición": Khalil Gibran. 4) "Un gran hombre demuestra su grandeza por la forma en que trata a los pequeños": Thomas Carlyle. 5) "La grandeza de un ideal no es alcanzarlo, sino luchar por èl. Alcanzarlo es sólo una recompensa". Medina. 6) "Hay grandes hombres que hacen sentir pequeños a los demás. Pero la verdadera grandeza consiste en hacer que todos se sientan grandes": Charles Dickens. 7) "La verdadera grandeza es la que no necesita de la humillación de los demás": Amado Nervo.

Estamos hablando de finales de los años 70, acababa de llegar a estudiar a la ciudad de México para estudiar la profesional. Fue entonces cuando escuché por primera vez esas dos voces que me impactaron para siempre, las del uruguayo Alfredo Zitarrosa –así, sin segundo apellido- y la del argentino Atahualpa Yupanqui. Era una época en la que se escuchaba mucho folclor latinoamericano en las escuelas de educación superior de México, sobre todo en la capital y en el centro de la República. Víctor Jara, Mercedes Sosa, Los chalchaleros, Óscar Chávez, Daniel Viglietti e Inti illimani, dominaban la escena en los auditorios de las facultades de la UNAM, UAM y el Politécnico, y en la CDMX había muy buenas peñas en donde se tomaba vino al ritmo de esta música. Aunque políticamente me defino como centroizquierdista, o sea algo así como socialdemócrata, nunca conecté con esa música, ni por ideología ni por gusto musical, pero a Zitarrosa y a Yupanqui los consideraba otra cosa, al igual que a Mercedes Sosa. Ayer 23 de mayo se cumplieron 25 años de la desaparición física del “último indio” argentino, Atahualpa Yupanqui, que en realidad se llamaba Héctor Roberto Chavero y que tampoco era un indígena puro. Su padre era un mestizo de sangre quechua, pero su madre era criolla de origen vasco, o sea, una parte de sus ancestros, como casi todos los argentinos, son “hijos de los barcos”. Pero Atahualpa exaltaba su origen indígena en su música, con ese toque inconfundible de los gauchos argentinos, amantes de los asados, del vino y del mate. La primera vez que escuché ‘Los ejes de mi carreta’ me quedé prendado de la música de Atahualpa, y hoy todavía de vez en cuando la escucho saboreando un buen tinto Garnatxa (garnacha y/o grenache) para sentirme un gaucho y pensar en la inmensidad de la pampa argentina: Porque no engraso los ejes/me llaman abandonao/si a mí me gusta que suenen/pa' que los quiero engrasar… Lo escribe Marco Aurelio González Gama, directivo de este Portal.

¿91 años, es muy pronto para morir?, no lo sé, no estoy tan seguro y además no soy poseedor de una bola mágica como para adivinar lo que pudo haber pasado con su vida, pero si no se hubiera tomado el frasco de barbitúricos (sedantes) aquel trágico día 5 de agosto de 1962, Norma Jeane Baker, mejor conocida como Marilyn Monroe, es probable que en unos días estuviera celebrando su 91 aniversario de vida en alguna muy picuda estancia para adultos mayores de California, no sé, en la zona de Bel Air tal vez. Marilyn Monroe, la actriz de cabellos rubios platinados fue una de mis grandes inspiraciones en mis ya muy lejanas mocedades a principios de los años 70. Marilyn, junto a Raquel Welch (inolvidable en su papel de una cavernícola enfrentando a bestias primitivas en ‘Un millón de años antes de Cristo’ de 1966), Sofía Loren y la británica Joan Collins, más las mexicanas Fanny Cano, Elvira Quintana, Ana Bertha Lepe, Ana Luisa Peluffo, Lilia Prado (preciosa en ‘La ilusión viaja en tranvía’ de Luis Buñuel, esa imagen en donde enseñaba un poco más arriba de la rodilla ¡ay nanita!, era más que suficiente para echar la imaginación a andar) y la argentina Rosita Quintana (igual, sus hombros descubiertos en ‘Susana, carne y demonio’ también de Buñuel eran un regalo a la vista de un inocente puberto), eran los máximos referentes sexuales de cualquier chamaco como yo en aquellos años. Pero con Marilyn era otra cosa, como decía la conseja popular de que “los caballeros las prefieren rubias”, Marilyn… ¡Marilyn es Marilyn!, pero ella tenía un ingrediente aparte que hacía que su vida fuera como de novela misma, fue pareja del gran ‘Clipper’ Joe DiMaggio, la leyenda de los mulos de Manhattan, el de los 56 partidos seguidos dando cuando menos un hit, un héroe norteamericano y, por supuesto, sus amoríos con John y Robert Kennedy, y su matrimonio con el dramaturgo Arthur Miller. He visto pocas películas de Marilyn, a lo sumo tres, pero la que más recuerdo es ‘Una Eva y dos Adanes’ con Jack Lemmon y Tony Curtis, que es una gran comedia, hilarante, de hecho por esa película según recuerdo Curtis ganó un Oscar a Mejor Actor de Reparto. Por cierto que Rosita Quintana en este año también cumple 91 años, por lo que no hubiera sido raro que Marilyn también los hubiera estado festejando hoy si no se le hubieran atravesado unos sedantes, aunque hay una versión de que en realidad Marilyn fue asesinada por la mafia al mando del capo Sam Giancana. Lo escribió Marco Aurelio Gonzàlez Gama, directivo de este Portal.

1) "En política un buen empate es un magnífico resultado". Fernando Onega. 2) "Si un partido político se atribuye el mérito de la lluvia, no debe extrañarse que sus adversarios le hagan culpable de la sequía": Charlotte Morrow. 3) "Tras cualquier acción de un político se puede encontrar algo dicho por un intelectual quince años atrás": John Maynard Keynes. 4) "Las convicciones políticas son como la virginidad: una vez perdidas, no vuelven a recobrarse": Francesc Pi Margall. 5) "La democracia necesita de la virtud, si no quiere ir contra todo lo que pretende defender y estimular". Juan Pablo II. 6) "La coalición (política) es el arte de llevar el zapato derecho en el pie izquierdo sin que salgan callos": Guy Mollet. 7) "El político debe tener: amor apasionado por su causa; ética en su responsabilidad; mesura en sus actuaciones"; Max Weber. 8) "El enemigo más temible de la democracia es la demagogia": Alfred Croiset. 9) "El legislador no debe proponerse la felicidad de cierto orden de ciudadanos con exclusión de los demás, sino la felicidad de todos": Platón.

1) Hoy tu tiempo es real "Hoy tu tiempo es real, nadie lo inventa.. Y aunque otros olviden tus festejos.. Las noches sin amos quedaron lejos.. Y lejos el pesar que desalienta... Tu edad de otras edades se alimenta.. No importa lo que digan los espejos.. Tus ojos todavía no están viejos.. Y miran, sin mirar, más de la cuenta... Tu esperanza ya sabe su tamaño.. Y por eso no habrá quien la destruya.. Ya no te sentirás solo ni extraño.. Vida tuya tendrás y muerte tuya.. Ha pasado otro año y otro año.. Les has ganado a tus sombras, aleyuya". 2) Amor, de tarde "Es una lástima que no estés conmigo.. cuando miro el reloj y son las cuatro.. Y acabo la planilla y pienso diez minutos.. Y estiro las piernas como todas las tardes.. Y hago así con los hombros para aflojar la espalda.. Y me doblo los dedos y les saco mentiras... Es una lástima que no estés conmigo... cuando miro el reloj y son las cinco.. Y soy una manija que calcula intereses... O dos manos que saltan sobre cuarenta teclas.. O un oído que escucha como ladra el teléfono... O un tipo que hace números y les saca verdades... Es una lástima que no estés conmigo.. cuando miro el reloj y son las seis.. Podrías acercarte por sorpresa.. Y decirme "¿Qué tal?", y quedaríamos.. Yo con la mancha roja de tus labios.. Tú con el tizne azul de mi carbónico".

"¿Quién canta en las orillas del papel?.. Inclinado, de pechos sobre el río.. De imágenes, me veo, lento y solo.. De mi mismo alejarme: letras puras.. Constelación de signos, incisiones.. en la carne del tiempo, ¿oh escritura.. Raya en el agua! Voy entre verdores.. enlazados, voy entre transparencias.. Río que se desliza y no transcurre... Me alejo de mi mismo, me detengo.. sin detenerme en una orilla y sigo.. río abajo, entre arcos de enlazadas..imágenes, el río pensativo.. Sigo, me espero allá, voy a mi encuentro.. Río feliz que enlaza y desenlaza.. Un momento de sol, entre dos álamos.. en la pulida piedra se demora.. Y se desprende si mismo y sigue... Río abajo, al encuentro de sí mismo".

Un día le preguntaron al gran Eric Clapton que ¿Qué se sentía ser el mejor guitarrista del mundo?, su respuesta rápida y sin tanto pensarlo fue: “No sé, pregúntenle a Prince”, y tenía razón Clapton, Prince a lo mejor no era el mejor pero estaba entre la élite de guitarristas mundiales, no sé si el primero o el último, pero sí era un guitarrista extraordinario, para mí mejor instrumentista incluso que cantante. A todos nos agarró fuera de base la sorpresiva muerte por inesperada de Prince (Prince Rogers Nelson), y es que el de Minnesota era un chamaco de apenas 57 años (el próximo 7 de junio cumpliría 59 años). Prince, junto con David Bowie –tal vez su par en la pintura era Dalí- eran personajes únicos e irrepetibles, eran como la esencia misma del “camaleonismo”, dicho esto en el sentido más histriónico de la palabra, es decir, eran extravagantes, icónicos, iconoclastas, multicolores, “performanceros”, músicos talentosísimos e inteligentes. Nunca me consideré un fan de Prince, como tampoco lo fui de Bowie –sí lo fui y lo sigo siendo de Dalí-, todavía no alcanzo a comprender su “sonido Minneapolis”, que es una mezcla de géneros musicales, pero sí, definitivamente lo admiré como instrumentista, pocos rasgaban la guitarra como él, hasta parecía que jugaba con la de 6 cuerdas, ¡qué manera de ejecutarla!, y para los que somos rockeros de coraza nos emociona alguien que toca la guitarra así y si no juzguen ustedes mismos cómo, en un ‘toquín’ de homenaje a George Harrison en el que coincidieron músicos como Tom Pretty, Steve Winwood, Jeff Lynne y el mismo hijo de George, Dhani Harrison, en donde interpretan de una manera magistral “While My Guitar Gently Weeps” (“Mientras mi guitarra llora suavemente”), que es una de las grandes composiciones del beatle más místico y que además es una canción que reúne todo: letra, música, muy buen ritmo, rock sensacional y toque de nostalgia y melancolía tan típicos en las composiciones de Harrison, además hay un toque inocultable de nuestro Tintán” en este Prince que salta a los ojos de todos: https://www.youtube.com/watch?v=6SFNW5F8K9Y Lo escribiò Marco Aurelio González Gama, directivo de este Portal.

Aunque parezca, no se trata de un tema menor. Es que acaso se han preguntado alguna vez cómo le hace para sobrevivir un mexicano en suelo extranjero, por ejemplo, New York, la ‘Gran Manzana’, en medio de la modernidad más absorbente, más asfixiante, de un modo de vida acelerado y trémulo, con un idioma ajeno, que desconoce, que no habla y con una calidad migratoria irregular –por no decir ilegal-. Y es que en New York, por ejemplo, la también llamada ‘capital mundial’, vive una comunidad importante de poblanos de origen otomí y mixteco, que apenas medio hablan el español, a los que les ha costado mucho sobrevivir en un ambiente totalmente ajeno y en muchos casos hasta hostil, en donde el choque cultural y sociológico ha sido inevitable, y la lucha por la supervivencia ha sido difícil, bueno pues hace poco, el periodista León Krauze entrevistó a algunos mexicanos radicados allá y se sorprendió al saber que alguien que les ha permitido sobrevivir a las condiciones más severas de aquel lado, el que les ha inyectado la fuerza y el valor suficiente para aguantar y no quebrarse ante la lejanía del terruño, de la familia y de las costumbres ha sido Vicente ‘Chente’ Fernández. Escucharlo entonar ‘El rey’, ‘Urge’, ‘Mujeres divinas’ y todo el amplio repertorio de canciones del hijo predilecto de Huentitlán, Jal., ha sido el bálsamo que los ha reanimado a tal grado que cuando muchos han estado al punto del desfallecimiento, el solo escucharlo entonar con tanto sentimiento la música mexicana como lo hace Vicente, ha sido como volver imaginariamente a la tierra que los vio nacer para continuar adelante. Alguna vez un estudioso deberá hacer un análisis con todo el rigor científico y sociológico del papel que ha jugado la música de ‘Chente’ en el fervor nacional de los mexicanos. Vamos a extrañar al gran ‘Chente’, ante su retiro definitivo de los escenarios. Lo escribíó Marco Aurelio González Gama, directivo de este Portal.

En los Estados Unidos los verdaderos héroes nacionales son las súper estrellas del deporte, los demás, los demás están para cosas menores, digamos para que los portaviones, los grandes destructores, aeropuertos y bibliotecas lleven sus nombres. Ex presidentes héroes de guerra, científicos, inventores y literatos, no son quienes están en la memoria histórica de los ciudadanos estadounidenses (Washington, Lincoln, Jefferson, Franklin, Eisenhower, Kennedy y Clinton), no, ellos son una mera referencia y la gente los recuerda solo porque su imagen aparece grabada en un billete o porque hay una estatua de cualquiera de ellos en un parque público, pero no, los verdaderos héroes, los que están destinados al olimpo de los dioses, los ídolos de millones de estadounidenses y muchas veces de todo el mundo, es decir, los Jackie Robinson, Mohamed Alí, Joe Montana, Troy Aikman, Terry Bradshaw, Michael Jordan, Larry Bird, Shaquille O’Neal, ‘Magic’ Johnson, Hank Aaron, Reggie Jackson, Jim Palmer, Barry Bonds, Michael Phelps, Mark Spitz, Arnold Palmer y Tiger Woods, esos tienen un lugar especial en el corazón de los aficionados, y viene esto a colación porque el 13 de abril de 2016 fue el último juego como profesional del basquetbol de Kobe Bryant, después de una exitosa carrera de 20 años de trotar sobre la duela defendiendo la camiseta de los Lakers de Los Angeles. En los últimos años no ha habido jugador más dominante sobre el rectángulo que el también conocido como ‘la mamba negra’ (The Black Mamba). Kobe, que además es un fan del Barcelona y de Lionel Messi, ha sido un superdotado para los encestes, basta un dato para dimensionar la magnitud del jugador que estamos hablando, es el tercer mayor anotador en la historia de la NBA, solo por debajo de Kareem Abdul-Jabbar y de Karl Malone con 33,464 puntos, por encima incluso del mejor jugador de todos los tiempos, Michael Jordan, que ocupa el cuarto lugar en este renglón. En su último partido los Lakers vencieron al Jazz de Utah por 101 a 96 con 60 puntos a la cuenta del Black Mamba, nada más. Este tipo de jugadores, junto con Larry Bird, Karl Malone, desde luego Michael Jordan, ‘Magic’ Johnson, LeBron James, el ‘aguijón’ Kareem Abdul-Jabbar (¿se acuerdan cómo se iba aproximando a la canasta empujando y arrinconando a su oponente y al final ‘aguijoneaba’ para encestar letalmente?) y Kobe, tuvieron y han tenido la virtud de haber hecho del deporte de las canastas un arte, y más que eso yo diría que algo artístico, casi mágico e hiperfantástico. A su lado, los míticos Harlem Globetrotters eran como unos bebés jugando con una pelota en un corral. Lo escribió Marco Aurelio González Gama, directivo de este Portal.

1) "Te diré un gran secreto, mi amigo, no esperes por el juicio final: pues tiene lugar cada día": Albert Camus. 2) "Toma para tí los consejos que das a otros": Tales de Mileto. 3) "Si quieres conocer a una persona, no le preguntes lo que piensa sino lo que ama": San Agustín. 4 "No te apresures. No te preocupes. Estás aquí sólo en una corta visita, así que no olvides detenerte y oler las flores": Walter Hagen. 5) "Mira a las estrellas, pero no se te olvide encender la lumbre en tu hogar": Proverbio alemán. 6) "Si quieres que tus hijos tengan una vida tranquila y segura, edúcalos con un poco de hambre y un poco de frío: Proverbio chino. 7) "Si quieres que algo se haga, encárgaselo a una persona ocupada": Proverbio chino. 8) "Piensa como un hombre de acción y actúa como un hombre de pensamiento": Henri Bergson. 9) Preferible que el consejo preceda la acción, a que el arrepentimiento la siga": Demócrito. 10) "Nunca debe uno resistirse a las llamadas de la intuición": Alexis Carrel. 11). "No trates de guiar al que pretende elegir por sí mismo su camino": William Shakespeare. 11) "No pidas a la divinidad lo que no puedas conservar una vez obtenido". Demócrito. 12) "No te contentes con alabar a las gentes de bien, imìtalas". Isócrates. 13) "No hay que levantar el pie sino hasta que el otro está firme": Jorge Icaza Coronel.
Página 4 de 72« Primera...23456...102030...Última »