No acabamos de salir de este tema que nos tiene atrapados, hoy en El Mundo sobre las dos favoritas de la pasada entrega: Boyhood VS. Birdman, se trata de un artículo de Ángel F. Fermoselle y así inicia: “Ganó el mexicano. En la tierra más fértil de los estadounidenses, la californiana, donde el sueño americano es más tangible y también más mentira, el gran Linklater y sus doce años de rodaje sucumbieron a la parafernalia del inmigrante Iñárritu. ¿Quién le dio a este hijo de puta su tarjeta de residencia? se preguntó, en broma pero demasiado atrevido -cómo no- Sean Penn, antes de darle la estatuilla. Pero es que Iñárritu, que nunca hará mejor cine que el que realizó con su trilogía imposible -ya saben: Amores Perros, 21 gramos, Babel- estaba deprimido. Y de la tristeza y la fosa emocional surge, a menudo, el arte más brillante. Eso lo sabemos todos, los que hemos cavado y los que ahora estamos fuera”, para más, en esta dirección: http://www.elmundo.es/blogs/elmundo/elcuadrilatero/2015/02/23/boyhood-vs-birdman.html.