Todo lo que se pueda comprar con dinero (público) es barato, así piensan muchos y así piensan, por lo visto en el PRD, empezando por su dirigente nacional Carlos Navarrete, a quien creíamos más centrado, más ecuánime, menos tonto pero no, el tipo, cual jeque árabe le ordenó a la dirigencia estatal del PRD, así como así, sin más consideración o valoración de costos o beneficios de por medio: “estoy retrasado, mándeneme un helicóptero”, a todo dar, ¡qué xingao, total, es dinero público -dinero de los mexicanos-!, pero lo peor no fue eso, lo peor es que otros 4 conspicuos miembros perredistas, ¡como también tenían que llegar e iban retrasados, pues que cree, también llegaron en taxi aéreo, qué bonito! Ya ni la xingan, cómo nos falta aprender de esa medianía que tanto pregonaba don Benito Juárez.