Buen día lector:
A lo largo de mi trabajo periodístico he podido observar vaivenes de la política que marcan épocas, como aquella de finales de los años noventa, cuando la figura de don Cuauhtémoc Cárdenas y su partido llevaron al poder a algunos políticos, que no eran precisamente militantes de ese partido.
En Xalapa tuvimos el caso de Rafael Hernández Villalpando, el ex rector de la Universidad Veracruzana donde había hecho un buen trabajo y contaba con la imagen adecuada para proyectarse.
Por esos días, el sábado 14 de febrero de 1998, en el Diario de Xalapa apareció una nota con el título “En Xalapa. Si hubiéramos postulado una vaca, ganaría: Uriel”. Esto, en referencia a la entrevista de banqueta que me concedió en las escalinatas de la Catedral metropolitana el más perredista de los perredistas.
Decía la nota: “Ustedes saben que en Xalapa, si hubiéramos postulado una vaca ganamos, expresó el diputado local Uriel Flores Aguayo”, al responder a mi pregunta de por qué había tanto interés de políticos priístas en ser candidatos del PRD a la gubernatura estatal.
Añadió Flores Aguayo: “ya no somos un partido en el que solo nos refugiamos los románticos, los idealistas; un partido político testimonial, propagandista, marginal, somos un partido que se ha convertido en una verdadera opción de gobierno, de poder, y evidentemente que muchos políticos y ciudadanos en general ven al PRD como la alternativa para la transformación y la alternancia democrática”.
Por esos días el entonces diputado federal Juan Bueno Torio buscaba por primera vez la candidatura del PAN, señalaba que el blanquiazul tenía reales posibilidades; que él no buscaba “el poder por el poder” y ya aseguraba “nunca he robado nada”.
Pero eso fue, hace 18 años cuando el PRD lucía fuerte y no necesitaba alianzas para volar; hoy el PRD se desmorona paulatinamente.
Hace seis, en 2010, durante el discurso-mensaje a Fidel que le envió Héctor Yunes Landa cuando se separó de su cargo en el Congreso del Estado, antes de la decisión del candidato, a diferencia de lo que hoy le dicen “de dientes para afuera” sus “compañeros” en el gobierno, él pregonaba la unidad basado en la advertencia de que había que aprender “la lección de las urnas”, evitar errores que le han salido muy caros al PRI y que sólo la unidad y la disciplina mediante el diálogo y el entendimiento los mantendría en primer lugar como fuerza política.
Puso el ejemplo de Pepe: “allí están nuestros diputados federales recién electos, que han ganado porque eran los mejores en las encuestas como Pepe Yunes quien como precandidato a diputado federal era de los 21 distritos el mejor posicionado en las encuestas y terminó obteniendo 40 mil votos más que su más cercano competidor, lo que representa el 36.31% de diferencia, la más amplia del estado”.

Atrás debía quedar el tiempo de la tecnocracia indolente, inexperta, insensible a las necesidades de la gente. “Porque para gobernar bien, es necesario por sobre todas las cosas tener formación política, entender que la política es la fuente del entendimiento; que la política sirve para construir consensos y diseñar acuerdos que a todos incluyan y donde todos ganemos”, decía Héctor y así lo sigue sosteniendo.

No le valieron de nada sus argumentos ante el desconsuelo de la clase política. Incluso tuvo que ayudar a que su partido ganara, tratando de sembrar para hoy.

Sin embargo, lo manipulado últimamente por el milagroso abajo firmante de un mañoso pacto, “líder” estatal, que de la noche a la mañana supuestamente enloqueció de amor por él a los veracruzanos, según nota pagada, ya no a lo patito sino a lo cisnecito, en un periódico universal, indica que en la desesperación no sólo no quieren hundirse ellos, sino como los cangrejos que no dejan salir de la olla a los otros, también se quieren llevar al choleño y al peroteño. Por lo menos en apariencia ya consiguió alargar un poco la publicación de la convocatoria. Ya no falta mucho para el desenlace.

SOBRESALIENTE

***Mañana jueves 14 cumple….,y pico de años un gran ser humano que nació en Oluta, ahí al lado de Acayucan. Abogado, funcionario electoral, ejemplar servidor público estatal, político, empresario periodístico, comentarista, padre de familia y amigo super sensible que vive su madurez con gallarda lozanía. Es Meli, es Melitón Morales Domínguez. ¡Que los cumpla feliz!, ¡El día que tu naciste, nacieron los dinosauriooos y en la pila del bautismo cantaron los bebesaurios!…

Tenga el lector un día de mucha paz y armonía.

gustavocadenamathey@nullhotmail.com