A) A 63 años del voto.
El día 17 de octubre, se cumplen 63 años de que las mexicanas adquirimos nuestros derechos políticos. Esta fecha corresponde al día de la publicación en el Diario Oficial de la Federación (DOF), de la reforma a los artículos 34 y 115 de la Constitución Política de los Estados Unidos Mexicanos y que correspondió a la respuesta del Congreso a la iniciativa presentada por el entonces Presidente de la República Adolfo Ruiz Cortines –el segundo día de su mandato– para otorgar los derechos políticos a las mexicanas, como una forma de cumplir con el compromiso contraído con ellas en su campaña, quedando como a la letra dice:
ADOLFO RUIZ CORTINES, Presidente Constitucional de los Estados Unidos Mexicanos, a sus habitantes, sabed: Que el H. Congreso de la Unión, se ha servido dirigirme el siguiente DECRETO:
“El Congreso de los Estados Unidos Mexicanos, en uso de la facultad que le confiere el artículo 135 de la Constitución General de la República y previa la aprobación de la mayoría de las Honorables Legislaturas de los Estados, declara reformados los artículos 34 y 115, fracción I, de la propia Constitución, para quedar como sigue :
ARTICULO lo.-Se reforma el artículo 34 de la Constitución Política de los Estados Mexicanos para quedar en los términos siguientes:
Artículo 34.-Son ciudadanos de la República los varones y las mujeres que, teniendo la calidad de mexicanos, reúnan, además, los siguientes requisitos:
1-Haber cumplido 18 años, siendo casados, o 21 si no lo son, y
2.-Tener un modo honesto de vivir.
ARTICULO 2o.-Se reforma la fracción I del artículo 115 de la Constitución, para quedar en los términos siguientes: Articulo 115.–Los Estados adoptarán, para su régimen interior, la forma de gobierno republicano, representativo, popular, teniendo como base de su división territorial y de su organización política y administrativa, el Municipio Libre…etc… Firmas”.
Y a partir de ese momento se hizo realidad un sueño anhelado al fortalecerse la democracia nacional, pues se incluyó el otro 50 % de la población. Por eso las mexicanas, tenemos mucho que agradecer al ilustre veracruzano Don Adolfo Ruiz Cortines, Presidente de México (1952-1958), porque a partir de ese momento se inició una nueva etapa en la vida política de nuestro país.
Pero, ¿qué diría don Adolfo si viviera, al ver tantos problemas que en el presente nos abaten? Seguramente se decepcionaría de su clase política por no haber hecho ésta desde el gobierno lo que le corresponde, con honradez y entrega y en especial, censuraría a la del Estado de Veracruz.
Porque, aunque los avances para las mujeres han sido muchos, hoy después de más de 6 décadas de aquel hecho que siempre nos tuvo orgullosas, tenemos un sentimiento de duelo, de impotencia al ver que las cosas por las cuales hemos luchado en el pasado como las libertades, el progreso, la justicia y la paz, es lo que menos tenemos garantizadas en lo personal y para nuestras familias. Por eso, hay más cosas qué reclamar, que festejar.
Las cifras elevadas en casos de feminicidios, violencia doméstica y política, discriminación por razón de sexo, género, etnia, condición social o económica, entre otras, nos lleva a reflexionar y reclamar al Estado las veces que sea necesario, que cumpla con su obligación.
Que recuerden los políticos del presente, a los grandes estadistas mexicanos que nunca desviaron el rumbo en su papel de gobernantes porque era más fuerte su amor a México, al servicio y a la humanidad. Que tengan presente que asumir con dignidad la responsabilidad de actuar como verdaderos hombres de Ley, preocupados y ocupados por preservar la tranquilidad de la nación y actuando en la honradez y la eficiencia a favor de su mejoramiento, es el mejor pago para trascender en la historia de un estado y de un país.
Por eso hoy no festejamos grandes cosas las mexicanas, porque mientras en cada minuto que pase el escenario no cambie, mientras cada instante que vivimos haya una familia agraviada por la pobreza, el subdesarrollo y el desaliento, mientras por cada minuto que pase haya una mujer que pierde la vida sea niña, adolescente, joven o adulta, la lucha no terminará y el esfuerzo deberá continuar.
Por eso la reacción de la sociedad organizada y de los gobiernos responsables debe ser la búsqueda de la unidad nacional, depositando la mejor voluntad para cambiar todo aquello que nos daña, nos empobrece y no nos dignifica. Rescatar hoy la confianza no es cosa fácil, pero debemos abogar a la madurez de todos y todas para enfrentar juntos lo necesario, cambiando nuestra actitud, pensando en nuestro estado y el país, reorientando el esfuerzo hacia nuevos estilos de vida más responsables y eficientes que se traduzcan pronto en resultados alentadores para el mejoramiento de la sociedad en su conjunto.
b) Los jóvenes y la oratoria
Que honor el haber sido invitada como jurado –el pasado martes 11 de Octubre–, al concurso de oratoria –en su fase final–, que cada año organiza con éxito la Dirección General de Bachillerato de la SEV a cargo del Lic. Rafael Ferrer Deschamps, a través de la Coordinación de Difusión Institucional y Extensión Cultural que encabeza el Mtro. José Guadalupe Altamirano Castro. Un evento muy emotivo y bien organizado, que contó con la anfitronía de la Facultad de Derecho de la Universidad Veracruzana cuyo Director es el Dr. José Luis Cuevas Gayosso y de la Esc. Secundaria Antonio María de Rivera turno vespertino.
Cuando me han invitado a estos eventos donde participan jóvenes valiosos, voy con gusto. Porque es un placer verlos con qué entusiasmo se preparan para hacer un buen papel, demostrando así su interés por el cultivo de las ideas organizadas y por la buena –diría yo excelente–expresión de la palabra. Y lo digo porque lamentablemente son pocos los que hoy lo hacen. Cuántos jóvenes sólo les interesan leer las torpezas que se escriben entre ellos en el facebook y no esforzarse por consumir aquellas obras que fortalecen el espíritu y que les amplían el conocimiento hacia diferentes horizontes.
Por eso fue un privilegio ver en este concurso final, a chicos y chicas–por cierto un dato curioso, participando 9 mujeres y 3 hombres, lo que no se veía antes–, hablando con elocuencia, dicción, sentido de la realidad y gran emotividad, lo que no deja de ser digno de admiración y reconocimiento. Porque son alumnos de bachillerato próximos a iniciar sus estudios superiores y quizás, ahora no se percaten de los beneficios de poseer esa virtud, pero sin duda ello les ayudará en su futura formación profesional y más adelante en el ejercicio de su profesión. Como dijera el Dr. Cuevas Gallosso en su intervención: “que útil sería que en los juicios orales se pudiera contar con futuros abogados que tuvieran el don de la expresión de la palabra y de la verdad, porque eso les ayudaría enormemente en el éxito de los resultados en sus casos”.
Luego entonces agradezco el haber sido invitada a este importante y valioso evento, desde luego felicitando a la triunfadora: Karen Fernanda Morales Lazo, de la Escuela de Bachilleres “Veracruz” de la capital y también a los organizadores, exhortándolos a que continúen para que esos esfuerzos no se queden ahí, sino que deben seguir en todos los niveles de la educación veracruzana, desde la primaria hasta la educación superior, para rescatar el valor de la lectura, la dicción, la elocuencia y sobre todo el interés por aprender lo bueno, afirmando con ello la confianza en cada joven y la congruencia entre el buen saber, el decir y el hacer en todos los ámbitos de la actividad humana.
Gracias y hasta la próxima