Resurrección
“Una vez en un parque de Nueva York.. Una paloma vino a morir a mis pies.. Agonizó durante algunos segundos.. y murió.. Pero lo que nadie me va a creer.. es que resucitó de inmediato.. Sin darme tiempo para reaccionar.. Y emprendió el vuelo… Como si nunca hubiera estado muerta.. Y yo me quedé mirándola zigzaguear.. entre los edificios de departamentos.. Y me quedé pensando tantas cosas… Era un día de otoño.. Pero que parecía primavera”.
Notas de viaje
“Yo me mantengo alejado de mi pueblo durante años.. Me dediqué a viajar, a cambiar impresiones con mis interlocutores.. Me dediqué a dormir.. Pero las escenas vividas en épocas anteriores se hacían.. presentes en mi memoria.. Durante el baile yo pensaba en cosas absurdas.. Pensaba en unas lechugas vistas el día anterior.. al pasar delante de la cocina.. Pensaba un sinnúmero de cosas fantásticas relacionadas con mi familia.. Entretanto el barco ya había entrado al río.. Se abría paso a través de un banco de medusas.. Aquellas escenas fotográficas afectaban mi espíritu.. Me obligaban a encerrarme en mi camarote.. Comía a la fuerza, me rebelaba contra mí mismo.. Constituía un peligro permanente a bordo.. Puesto que en cualquier momento podía salir con un contrasentido”.