Muy comentado en medios el error ortográfico en el espectacular en la CDMX de Margarita Zavala sobre la corrupción. Al poner “trance” en vez de “transe”, hizo que muchos al criticarlo, le dieran mayor mucho mayor difusión que a un espectacular normal. Y luego también difusión para que Margarita dijera estar en “trance” por el error de “sus colaboradores”, obviamente que no de ella. Este tipo de estrategias le ayudan a mejor posicionarse en “conocimiento” en el país.