Lugar:
Fuente:
Notimex

El ritmo de crecimiento de la inflación general anual, que actualmente está por encima de 6.0%, ha comenzado a desacelerarse y acercarse a su techo, de acuerdo con el Banco de México (Banxico).

En su informe trimestral, correspondiente a abril-junio de 2017, el banco central menciona que el comportamiento de la inflación en México en los últimos años ha estado sujeto a distintos choques.

Desde mediados de 2014, la economía nacional ha enfrentado una serie de choques externos que ocasionaron la depreciación de la moneda nacional, agrega en la nota “Efecto de los choques recientes sobre el proceso inflacionario en México”.

Entre estos, destacan que hacia mediados de 2014 y durante 2015, la caída de los precios del petróleo, las perspectivas sobre la normalización de la postura monetaria en Estados Unidos y la apreciación generalizada del dólar.

Posteriormente, se sumaron el proceso y resultado electoral en Estados Unidos y la incertidumbre sobre la relación entre México y aquel país, explica.

El Banxico comenta que esta depreciación presionó al alza los precios del componente subyacente y, en particular, los de varias mercancías.

Además, a inicios de 2017 se agregaron, simultáneamente, nuevos choques de magnitud considerable sobre la inflación, toda vez que inició el proceso de liberalización de los precios de algunos energéticos, tales como los de las gasolinas y el del gas LP y el aumento al salario mínimo fue mayor al de años previos.

Recientemente, agrega, se dieron ajustes en las tarifas de autotransporte en la Ciudad de México y otras ciudades del país, y los precios de algunas frutas y verduras, tales como el jitomate, la papa y el tomate verde, presentaron incrementos importantes.

Producto de todo ello, la inflación general anual exhibe niveles elevados y continúa al momento presentando una tendencia al alza, aunque más moderada que en meses inmediatos anteriores.

El ritmo de crecimiento de la inflación general anual ha comenzado a desacelerarse y esta parece estarse acercando a su techo”, anticipa el Banxico.

Destaca que las acciones de política monetaria aplicadas desde finales de 2015, han permitido que los choques externos no se hayan traducido en presiones generalizadas sobre la inflación. Así, “ésta parecería estar disminuyendo si se depura de los choques particulares y se analiza su comportamiento en el margen”.

Recomendamos: Querétaro es líder en industria aeroespacial

Así lo sugieren varios elementos de análisis, entre los que se encuentran distintas medidas de tendencia de la inflación e indicadores sobre la dinámica reciente del proceso inflacionario en México, refiere el banco central.

“Esta evidencia parece sugerir que, una vez que se disipe el efecto temporal de los choques más recientes, en los próximos meses se dará un cambio de tendencia en la inflación general anual”, expone.