Lugar:
Fuente:
XEU Noticias

Hay de masa, de elote, dulces, verdes, rojos; de forma rectangular o de bola; envueltos con hoja de plátano o de maíz; preparados con carne de pollo, de cerdo y hasta de camarón.

Es uno de los más representativos alimentos de México y se pueden encontrar desde los pequeños y populares mercados hasta los grandes y lujosos restaurantes y cadenas comerciales.

El Día de la Candelaria es una fecha en la que se festeja la presentación del niño Jesús en el templo y la purificación de la Virgen después del parto y que en México ha tomado un sentido muy particular por la gastronomía.

Es por eso que en nuestro País la Candelaria representa la fusión entre la liturgia católica y la cultura prehispánica, y como toda celebración mexicana uno de los elementos más importantes es la comida.

Los tamales han estado presentes en los últimos siglos en diferentes celebraciones y festejos de índole religioso, cultural y artístico, afirma el historiador veracruzano, Ricardo Cañas.

El vocero de la diócesis católica de Veracruz, Víctor Manuel Díaz Mendoza, afirma que al llegar el 2 de febrero finaliza el periodo navideño, una vez que han pasado 40 días después de haber festejado la navidad, el nacimiento del Niño Dios.

“En este día también se bendicen velas que los fieles les llevan a su casa como un recuerdo de la prolongación de la Navidad, digamos que hoy termina la Navidad, porque hay luz, alegría, gozo”.

También “aquellos que se encontraron al Niño Dios hoy tienen que pagar, algunos se hace rosca y no pagan nada, pero hoy hay que pagar a través de la tamaliza”.

La señora Dolores Carmona Mejía quien lleva más de 22 años elaborando tamales para vender, indica que el proceso de preparación depende del tipo tamal.

Sin embargo no todos saben el porqué comer acompañar con tamales el Día de la Candelaria.

La tradición mexicana de acompañar la “Fiesta de las Candelas” o “Fiesta de la Luz” con tamales no se ha perdido, como ha ocurrido con otras fechas de tipo religioso.