Lugar:
Fuente:
AGENCIAS / FOTO ARCHIVO REUTERS

La ONG británica Oxfam está envuelta en un escándalo al conocerse que algunos de sus directivos y cooperantes contrataron prostitutas en Haití.

Así lo reveló una investigación publicada por el diario británico The Times.

Según el rotativo, después del terremoto de 2010, que devastó la isla y que dejó cerca de 300 mil muertos, un alto cargo de la organización contrató a jóvenes prostitutas.

Grupos de jóvenes sexoservidoras fueron invitadas a casas y hospedajes pagados por la organización en las que se realizaron fiestas sexuales, conforme a una fuente que aseguró que vio imágenes de una orgía en la que las mujeres tenían camisetas de Oxfam.

La organización lanzó una investigación interna en 2011 que determinó que había una “cultura de la impunidad” entre algunos empleados, pero fueron incapaces de saber si algunas de las trabajadoras sexuales eran menores de edad, aseguró el periódico.

El medio británico afirmó que el director para Haití de Oxfam, Roland van Hauwermeiren, renunció sin ninguna acción disciplinaria de por medio, pese a que supuestamente admitió haber contratado dichos servicios sexuales.

A pesar de esa confesión, la directora ejecutiva de Oxfam en aquel momento, Barbara Stocking, ofreció al cooperante belga una salida por fases y “digna”, en lugar de despedirle, para evitar implicaciones potencialmente serias para la reputación de la ONG, según desvela la publicación.

Asimismo, otros dos trabajadores renunciaron y cuatro fueron despedidos, pero no se informó a las autoridades haitianas ni se tomaron acciones legales.

En respuesta a la publicación, Oxfam admitió en un comunicado que el comportamiento de sus trabajadores fue completamente inaceptable, pero, negó estar detrás de un encubrimiento para proteger su reputación y admitió que hubo acusaciones de que había involucradas chicas menores de edad, pero insistió que éstas no fueron probadas.

La organización fue fundada en Oxford, Inglaterra, en 1942 y que recibe cerca de 300 millones de libras de fondos públicos al año en el Reino Unido.

Un portavoz de la ONG negó, sin embargo, que se intentara ocultar los hechos y subrayó que se llevó a cabo una investigación interna para “cortar de raíz” esos comportamientos y tomar medidas contra aquellos que estuvieron involucrados.

Además, comunicó que a raíz de su indagatoria se creó, por ejemplo, una línea telefónica para informantes anónimos.

La prostitución es ilegal en Haití, donde la edad mínima para mantener sexo consentido es de 18 años.

Pagar por tener relaciones sexuales va asimismo en contra del código de conducta de la propia organización humanitaria y de las normas de Naciones Unidas para los cooperantes.

The Times añade que un portavoz de la ONG afirmó que decidieron no informar sobre el comportamiento de sus trabajadores a las autoridades haitianas porque era extremadamente improbable que se tomara acción alguna.

La ONG aseguró que se informó de lo ocurrido a donantes importantes como la Unión Europea, la Organización Mundial de la Salud y las agencias de las Naciones Unidas.