“En panteones del mundo, la inscripción más afamada en una lápida, aunque muchos dicen que no existe y que sólo es leyenda urbana, es la de Groucho Marx. En ella se lee “disculpen que no me levante”. Lo escribe el Presidente del “Grupo Caqupalos”, Gilberto Haaz Diez.